Entregando material escolar a niños en Kathmandu

Entregando material escolar a niños en Kathmandu

Nepal es mágico, con multitud de templos hindús en la parte central y sur del país, y templos budistas en las montañas del norte a medida que nos aproximamos a la frontera con Tibet. La experiencia de levantarse a las 5 de la mañana y compartir los ritos matinales en los templos de Patán sin cruzarse con un solo turista es inolvidable.

Es un país muy barato y seguro – si no tenemos en cuenta el transporte por carretera, cuyo uso exige un acto de fé-. En todo momento pude viajar tranquilo con mi mochila en buses o en bicicleta sin mayores preocupaciones.

Zona de Langtang, llegando a la frontera con Tíbet a 5.000m de altura

Zona de Langtang, llegando a la frontera con Tíbet a 5.000m de altura

Todo el país es montañoso, con pequeñas carreteras que van serpenteando entre valles. La única excepción es el valle de Kathmandú, donde encontramos la magnífica Patan. Hay numerosos circuitos de treking para todos los gustos, con duración desde unos pocos dias hasta 2-3 semanas o ascensiones al Everest o a los Annapurnas.

Es difícil no quedarte prendado de sus gentes, que siempre tienen una sonrisa iluminando su cara. El ambiente es sencillamente cautivador.

Para el Book Party de Nepal contamos, además de con la ayuda de los amigos habituales, con una aportación de trabajadores de Balearia, así que pudimos realizar varios proyectos.

Entrega de material escolar a los niños de la comunidad Farm House Nepal.

Entrega de material escolar a los niños de la comunidad Farm House Nepal.

La primera parada fué con la ONG Farm House Nepal, un proyecto de mi amigo Aman. En el sur de Nepal se encarga de proporcionar recursos y medios a una comunidad, ayudándoles en la construcción de balsas para criar peces, establos para ganado, preparar los campos de cultivo… Allí entregamos a una treintena de niños de familias desfavorecidas material escolar: 30 kits escolares necesarios para poder pasar a Educación secundaria. Cada niño recibio un kit con 3 libretas, lápices, compás, conjunto de reglas…

Niños tibetanos con su nuevo material para el colegio.

Niños tibetanos con su nuevo material para el colegio.

Tras ello visité un poblado de refugiados tibetanos cerca de Pokhara, una ciudad en la parte occidental de Nepal. Allí, junto al director de la escuela, entregamos a los más pequeños material escolar (libretas, lápices, sacapuntas…) y cepillos de dientes.

Entrega de material a la asociación para realizar cursos gratuitos a la comunidad

Entrega de material a la asociación para realizar cursos gratuitos a la comunidad

 Y lo mejor para el final: en Kathmandú entregamos a la ong Women’s Dream dos máquinas de coser, que junto a la que ya tenían les ha permitido organizar clases gratuitas de costura a mujeres de la comunidad sin recursos para que sean autosuficientes y puedan sacar adelante a sus familias. También entregamos material escolar, además de globos. Muchos globos.

Nepal_11Y a cambio pasamos un día increíble, ya que pudimos asistir a la ceremonia hindú para bendecir la nueva sede de la ONG (y donde aproveché para colar mi figura de Ganesh que ahora tengo colgada en casa), comer dal bat -el omnipresente plato de arroz con salsas- o recibir como regalos unas sábanas elaboradas a mano y un diploma de agradecimiento.